9 Cosas que tu Perro odia de ti

Mucha gente piensa que las cosas que odian los perros de las que vamos a hablar hoy, las hacemos por que los humanizamos en exceso, pero nada más lejos de la realidad.

El 90% de las cosas que voy a mencionar a continuación también nos molestarían a nosotros si alguien nos las hace, sobretodo si no es alguien de mucha confianza.

Cosas que odian los perros

Acariciar o dar palmaditas en la cabeza a nuestro perro

Este es un comportamiento que puede ser tolerado por nuestro propio perro si este está acostumbrado a que lo hagamos desde cachorro, pero en un perro desconocido es una zona que deberíamos evitar ya que le crea inseguridad y por tanto podría reaccionar adquiriendo una posición de sumisión o ataque.

Lo ideal es acariciarlo en el cuello por debajo de la cabeza, en el pecho o en los costados.

Abrazar a tu perro

Nuestros perros odian que los abracemos. Hay algunas excepciones, sobretodo en perros que están acostumbrados desde cachorros, pero por norma general, cualquier perro se sentirá incómodo cuando lo abrazamos, sobretodo si el perro no nos conoce lo suficiente.

Mucha gente piensa que a su perro le gusta que lo abracen, ya que es algo que a nosotros nos suele gustar, sobretodo viniendo de seres queridos. Pere debemos fijarnos en el lenguaje corporal de nuestro perro para saber si a él le gusta o no. Si vemos que se queda encogido, se echa para atrás o gira la cabeza… lo más probable es que no esté disfrutando.

Al igual que las personas, a los perros no les gusta que invadamos su espacio personal, así que antes de abrazarle… aseguraros que vuestro perro no se siente incómodo.

Mirar a los ojos a tu perro

Este punto es quizás el más controvertido, ya que depende de si estamos hablando de un perro desconocido o nuestro propio perro y en el segundo caso, del nivel de conexión que tenemos con el mismo.

Nunca deberemos mirar a los ojos fijamente a un perro desconocido, por que… seamos sinceros, a nosotros tampoco nos gustaría.

Poneros en la situación. Estáis tomando unas copas por la noche y de repente veis que otra persona os empieza a mirar fijamente. Una de dos, o has ligado… o no te lo vas a tomar nada bien y en el mejor de los casos te va hacer sentir incómodo.

Por el contrario, si estamos hablando de nuestro perro y tenemos una buena conexión con él… uno de mis trucos favoritos para enseñar a tu perro es que te mire a la orden.

(Si queréis ver como hacerlo, os dejaré un vídeo aquí abajo en la descripción).

Tener normas flexibles o mal estructuradas con tu perro

Con esto no estoy queriendo decir que tenemos que tener un montón de normas para así hacer entender a nuestro perro quién manda. Para nada. Pero las normas que tengamos han de establecerse desde el primer día y se han de cumplir siempre.

No hay nada más confuso para un perro que las normas flexibles. Desde su punto de vista, una cosa se puede hacer o no se puede, pero para nuestro perro es muy difícil entender que a veces se puede y otras no.

Por ejemplo, si dejamos que nuestro perro nos salte cuando lleguemos a casa llevando un chándal puesto, no podemos esperar que no nos salte cuando lleguemos a casa de una cena con un vestido blanco.

Si no dejamos dormir a nuestro perro en nuestra habitación, no debe hacerlo nunca, por que si no lo hace nunca lo tendrá por un hecho y lo aceptará, pero si un día por cualquier motivo lo dejamos que duerma con nosotros… el no entenderá que es una excepción.

Por tanto, las normas las decides tu, pero una vez establecida… no debe haber excepciones.

Estar tenso o nervioso delante de tu perro

Los perros son animales muy empáticos, por lo que se verán afectados en gran manera por nuestro estado de ánimo y aunque intentemos disimularlo tenemos que tener en cuenta que nuestro perro es un experto leyendo nuestro lenguaje corporal.

Si nos mostramos tensos o nervios con nuestro perro, él se mostrará tenso y nervioso, por lo que la mejor forma de calmar a nuestro perro es mostrándonos relajados y calmados. Por lo tanto, si nuestro perro se muestra nervioso o inquieto y nosotros nos alteramos regañándole para que se calme… no vamos a conseguir nuestro objetivo.

Hablar a tu perro con palabras en vez de usar el lenguaje corporal

Tenemos que tener en cuenta que los perros basan el 90% de su comunicación en lenguaje corporal y que la media de palabras que un perro puede llegar a aprender son 160.

Pongámonos en la situación de un perro por un momento. Imaginaros que estáis en un país del cual desconocéis totalmente la lengua que se habla. Si os viene alguien hablando sin gesticular os será mucho más difícil entenderle que si gesticula y os da indicaciones a través de gestos con las manos.

A parte de la ventaja visible a la hora de entendernos, tenemos que pensar en lo incómodos que nos sentimos cuando alguien nos está hablando y no entendemos nada.

Por tanto, a partir de ahora intenta gesticular más cuando le pidas algo a tu perro y usar más el lenguaje corporal, ya que este es mucho más fácil para ellos de aprender.

Un ejemplo de esto lo podéis ver en nuestros vídeos con Lazzo. Siempre que le enseñamos un truco nuevo, primero lo hacemos con un gesto y posteriormente introducimos la orden oral.

Forzarle a relacionarse con personas o perros que no le gustan

Si nuestro perro está bien socializado pero por cualquier motivo hay una persona u otro perro con los que no se lleva bien, no debemos obligarlo a relacionarse con estos, ya que esto muy probablemente acabe con una reacción no deseada.

Es como cuando de pequeños nuestra madre nos obligaba a jugar con el niño que nos caía mal por que ella era amiga de su madre… No nos gustaba y por tanto no nos sentíamos cómodos.

Así que si no hay una causa mayor por la que nuestro perro deba relacionarse con un perro o persona en particular que no le gusta… no deberíamos forzarlo. Hemos de entender que al igual que en las personas, nuestro perro se llevará mejor con unos que con otros.

La hora del baño

Por mucho que le guste el agua a nuestro perro y disfrute de chapuzones en la playa, ríos y lagos, la bañera es un tema muy distinto.

Son muy pocos los perros que disfrutan de un baño en la bañera, pero hay algunas cosas que podemos hacer para hacer de esta actividad necesaria algo más agradable.

Poner cualquier cosa antideslizante en la bañera para que nuestro perro no resbale. Si no tenéis podéis usar una toalla para que vuestro perro se sienta más seguro.

Es importante también usar champú para perros e intentar evitar el uso de nuestro propio champú, ya que este es más difícil de aclarar y por tanto deberemos dedicar más tiempo del necesario. Tenemos que tener en cuenta también que aunque nuestro perro no reaccione al frio o al calor de igual manera que lo hacemos nosotros, los cambios repentinos no les entusiasman, por lo que debemos usar siempre que podamos agua templada, ni muy fría ni muy caliente.

Colonias, champús perfumados y ambientadores

Evitar siempre colonias, champús perfumados y ambientadores. Nuestro perro tiene el olfato mucho más desarrollado y sensible que nosotros, por lo que cualquier olor fuerte puede llegar a ser extremadamente molesto para él. Especialmente si ese olor proviene de él. Para el perro, el cambiar de olor es como cambiar de identidad. El hecho de oler distinto para él es el equivalente a que nosotros nos miremos al espejo y no nos veamos a nosotros, sino a otra persona.

ÚNETE A NUESTRA SECCIÓN VIP. ES GRATIS?


Te informamos de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Enric Rodríguez como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Godaddy Inc. (proveedor de hosting con sede en 14455 N. Hayden Rd., Ste. 226 Scottsdale, AZ 85260 USA). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir de los datos en enricrodriguez.com@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.